Cosmética ecocert

Cosmética ecocert

 

LA NECESIDAD DE UNA CERTIFICACIÓN

Actualmente, con la amplísima oferta de productos cosméticos que existe en el mercado, somos conscientes de que la Certificación es necesaria para garantizar que cada producto Cosmético llega al consumidor con las Máximas Garantías. Por eso, todos los productos que encontrarás en Zen BIOcosmética cumplen alguna de las más rigurosas Certificaciones que garantizan la autenticidad de Cosmética Biológica, Orgánica y Ecológica. Las certificaciones que emiten los organismos de control se basan en Pliegos de Condiciones muy exigentes, que además del Control sobre las Materias Primas y sus Cultivos, también se aplican a los Métodos de Fabricación y a la afectación sobre el medio ambiente de los laboratorios de fabricación. La obtención de una etiqueta BIO es una señal de respeto hacia el consumidor, intentando responder a la demanda de transparencia que éste exige, además de ofrecer una valorización de las sustancias naturales de calidad ecológica superior y una verdadera práctica de respeto al medio ambiente.

 

LAS EXIGENCIAS COMUNES A TODAS LAS ETIQUETAS BIO

El consumidor debe saber que la única presencia de aceites esenciales o de aguas florales bio no justifica, ni garantiza, que dicha cosmética pueda llamarse natural o biológica, y mucho menos cuando en estos mismos productos se pueden encontrar parabenos, PEG, PPG o propileno glicólico, entre otros. Para que un Cosmético sea considerado verdaderamente BIOLÓGICO debe cumplir, como mínimo, los siguientes requisitos:

  • no contener silicona, parafina, materias primas de origen animal (salvo que procedan de animales vivos, como la miel, la leche...)
  • no contener perfumes ni colorantes sintéticos (químicos)
  • no contener organismos modificados genéticamente ni compuestos irradiados
  • transformación de las materias primas utilizando tecnologías blandas, no peligrosas para la salud o el medio ambiente
  • no haber sido probado con animales
  • embalajes reciclables

Todos los productos cosméticos están obligados a indicar su composición, detallando sus ingredientes, en orden de mayor a menor contenido, en una lista denominada INCI. El idioma utilizado es el latín botánico para los ingredientes naturales y el inglés para los ingredientes de origen natural que han sufrido una transformación. El problema es que esta lista es incomprensible para el gran público, por ello, resulta tan importante que existan organismos que avalen la calidad biológica del producto bio.

 

ECOCERT


Ecocert_WEB.jpg

 

ECOCERT es un organismo de control y de certificación que fue fundado en 1991 teniendo como base valores éticos fuertes, heredados del movimiento asociativo agrobiológico de los años 1970. Está acreditado por el COFRAC, "Comité Français d’Accréditation "(Comité francés de acreditación)- según la norma guía ISO 65 (EN 45011), que exige independencia, competencia e imparcialidad. ECOCERT define, mediante el sistema de referencias de los Cosméticos Naturales y Orgánicos , un nivel de exigencia superior a la de la reglamentación convencional de los productos cosméticos, lo que garantiza un verdadera práctica del respeto del medio ambiente, a lo largo de toda la cadena de producción, el respeto al consumidor y una valorización de las sustancias naturales de calidad ecológica superior. La actividad básica de ECOCERT consiste en proporcionar una garantía sobre acerca del el respeto riguroso del Pliegos de Condiciones aplicables a productos, sistemas o servicios. El otorgamiento del Certificado representa una prueba de Seguridad para el consumidor o el usuario.

Referencias depositadas en 2002 en el Ministerio de industria francés por Ecocert (organismo independiente de certificación aprobado por el Estado), gracias al trabajo de una decena de laboratorios (asociación Cosmebio).

  • El 95%, como mínimo, de los ingredientes deben ser de origen natural y haber sido transformados según procedimientos validados por Ecocert.
  • El 5% restante proceden de una lista muy restringida (en la que se encuentran algunos de los conservantes más suaves, como el ácido benzoico o el ácido salicílico).
  • El 10%, como mínimo, de los ingredientes totales del producto acabado deben ser biológicos.

Existen 90 empresas en el mundo que poseen ya esta certificación, con un total de 1200 productos, lo que representa el 95% de la cosmética mundial con certificación bio.

 

COSMEBIO

 

Cosmebio_WEB.jpg

 

Pliego de condiciones depositado en 2002 en el Ministerio de industria francés por parte de una asociación profesional francesa de laboratorios cosméticos, COSMEBIO.
Posibilidad para las empresas adheridas a la asociación Cosmebio de obtener dos etiquetas, presentando dos niveles de exigencia diferentes; para los laboratorios no adheridos, posibilidad de obtener la certificación Ecocert equivalente.
Controles dos veces al año, efectuados por dos organismos aprobados por el Estado (Ecocert o Qualité France), dirigidos a la trazabilidad de los productos y el modo de fabricación, pero también al transporte, el acondicionamiento…

  • El 95%, como mínimo, de los ingredientes deben ser de origen natural y haber sido transformados según procedimientos aprobados
  • El 5% restante proceden de una lista muy restringida (en la que se encuentran algunos de los conservantes más suaves, como el ácido benzoico o el ácido salicílico).
  • El 10%, como mínimo, de los ingredientes totales del producto acabado deben ser biológicos.

El Label COSMEBIO Ecológico y Biológico, garantiza que hay un mínimo de 95% de ingredientes naturales, un mínimo de 10% de ingredientes BIO en el producto acabado y un 95% de ingredientes BIO sobre el total de los ingredientes vegetales.


BDIH


BDIH_Label_WEB.gif


La BDIH es la Asociación de Industrias Alemanas para productos farmacéuticos, sanitarios, alimenticios y de higiene personal. En 1996, trabajó con los productores más importantes de cosmética natural para desarrollar criterios congruentes que certifiquen la calidad de estos productos. Para lograr la certificación, un organismo independiente revisa que estos criterios se cumplan debidamente. Esta asociación se opone claramente a la utilización de materias primas provenientes de plantas o animales manipulados genéticamente, únicamente apoya el cultivo biológico. 

Publicación del pliego de condiciones en 2001 por parte de la BDIH (Unión federal alemana de empresas industriales y comerciales: una asociación alemana creada en 1951). El Control lo efectúa una vez al año un organismo independiente.

  • El 60% de los productos de una marca deben ser conformes con el pliego de condiciones para que el primer producto de la marca pueda recibir la certificación.
  • Ingredientes autorizados: a elegir entre una lista de 700 compuestos (entre ellos algunos conservantes de síntesis autorizados, que se deben indicar explícitamente en el embalaje).
  • No se impone un mínimo de productos biológicos, pero ciertos componentes deben proceder de la agricultura biológica (aceites ampliamente utilizados, tales como el de oliva, soja y girasol, o ciertas plantas como la manzanilla o la caléndula).

Alrededor de 50 empresas implantadas en Alemania, Suiza, Bélgica, Austria y los Países Bajos poseen ya la certificación (lo que representa unos 2500 productos).